Google+ Followers

miércoles, 21 de agosto de 2013

Canibalismo: Desde la Biblia a E.A. Poe

Tomad y comed, este es mi cuerpo, que será entregado por vosotros. Del mismo modo, tomó el caliz y se lo dio a sus discípulos diciendo: Tomad y bebed todos de él, porque esta es mi sangre....Haced esto en conmemoración mía." Mateo 26: 24-29


“Osado”, “Valiente” no son precisamente las palabras a las que asociamos a los caníbales. Pero la palabra “canibal” deriva de “caribe” o “caribo” en lengua taína. Los taínos eran los habitantes precolombinos de las Bahamas y cuando Cólon y sus tropas desembarcaron en sus playas, tal vez la impresión fue de salvajismo. Los actos caníbales fueron el deleite y justificación para arremeter a cota de malla contra los habitantes nativos. La definición de canibalismo es el consumo de la carne de un miembro de la misma especie. Si se trata de humanos, el término más adecuado es antropofagia. Existe también el canibalismo parcial como el vampirismo.


A lo largo de la historia humana los relatos de canibalismo son muchos como, por ejemplo, los hallazgos de Atapuerca, que datan de 800, 000 mil años. En dichos asentamientos hay pruebas del desgarro hasta el tuétano de los Homo antecesor, una de las primeras especies del género Homo. Ya posteriormente, siguiendo la misma línea, la cacería de Neanderthales por los Homo Sapiens ha sido descrita. Se presume que los Homo erectus también corrieron la misma suerte. Lo llamativo hasta esta parte de la historia es que no estaba asociada a escacez o hambruna. Se puede llamar como "canibalismo gourmet", un tipo de canibalismo no ritual en que era común comer humanos. He aquí un punto de mi teoría. La especie humana, en la medida que desarrolla el lóbulo frontal y las áreas prefrontales, pasa por una adquisición de moralidad, lo cual hace que se cataloguen los actos de canibalismo como barbarie. Es mi parecer. Esto lo apoyo en que las posteriores descripciones se ciñen al tema de la escasez o hambruna, como las descritas en 2 de Reyes, en la biblia, donde una mujer de la ciudad sitiada se queja al rey pues se comieron a su hijo y ahora, que toca comerse a otro niño, la vecina ha escondido a su hijo. También se describe en Levítico que "la desobediencia a Jehová llevará a hambruna y hasta se comerán a sus hijos". Muchas son las descripciones sobre la guerra y el canibalismo. Durante el "sitio de Leningrado", en los inicios de la segunda guerra mundial, se formaron bandas de caníbales para comer niños, mendigos, mujeres. Luego el gobierno ruso castigó los actos con ejecuciones. Tropas japonesas saquean ciudades y comen a algunas personas cocinadas en guisos. 

Para abordar tan escabroso tema, desde la literatura, es difícil separarlo de la historia. Puedo clasificar, de manera tentativa, al canibalismo en cuatro subtipos.

1)el canibalismo ritual. Dicho tipo de canibalismo más obedece a la precognición, muchas veces cultural, de que el consumo de ciertas partes del cuerpo de otro, llevará a la adquisición de las esencias del vencido. Esto se daba, por ejemplo, en las culturas mesoamericanas. Los sacrificios mayas eran masivos, y no sólo asociados a aplacar iras de las deidades, sino también en otras fechas no asociadas a peligro. Otras culturas, como los anazasi, también tenían rituales similares. "Reyes y caníbales" de Marvin Harris nos puede ilustrar sobre el tema.

2) el canibalismo incidental. Se describe en situaciones críticas, de guerra o hambruna. El ser humano se despoja de sus valores morales y hace lo necesario para sobrevivir. Un ejemplo es el caso de los gimnastas que aterrizaron de emergencia en las alturas heladas de los andes. Tuvieron que sucumbir al canibalismo. En la literatura se puede encontrar un espeluznante relato de E.A. Poe: "La narración de Arthur Gordon Pym" donde un grupo de marineros se halla en medio del Atlántico y, al ver amenazadas su vidas están en la duda de comerse unos a otros. 

3)el canibalismo psicopático. En estos actos, el caníbal, generalmente moderno, consume, por placer o acto sádico, parte o todo, la carne u órganos de otro, que hace las veces de masoquista. La descripción del caníbal moderno, A. M. el cual puso un anuncio en internet para captar a alguien que se deje comer es el mejor ejemplo. Otros casos son los de el Dr. "S", en cuya historia se inspiró Thomas Harris para entregarnos la mejor y más descarnada representación del canibalismo, el doctor Hannibal Lecter, del libro "el silencio de los corderos". Hay más casos pero sería dedicar mucho tiempo a los psicópatas.

4)el canibalismo asociado a enfermedad mental. En dichos casos, el que comete canibalismo sufre una enajenación mental, llámese esquizofrenia u algún delirio. Los pasquines y diarios amarillos están repletos de dichos casos. En las descripciones locales de la clasificación mundial de enfermedades se puede encontrar el "Windigo" o "Witigo" donde el "poseído" sufre una psicosis que lo lleva a devorar a su víctima. 

5) el canibalismo por tradición. Sin ir muy lejos, el Pishtaco de nuestra tradición andina es el mejor ejemplo. "Pishtay" significa "cortar en tiras". Este personaje forma parte de los relatos de Jose Maria Arguedas. También en las tradiciones orales de la sierra sur del Perú tiene un lugar y una mención escabrosa.  El personaje de "Ishaco" (no recuerdo el autor) era un sicario que llevaba en su morral un "fiambrecito"  que consistía en orejas, ojos y tiras de carne pútrida de quienes asesinaba.

5)el canibalismo gourmet. Más es histórico. Una representación de algún acto similar se da en "la máquina del tiempo" de H. G. Wells, donde los Eloy eran cazados por los Morlocks, siendo miembros de una misma especie. "Voraz" una película inspirada en las descripciones del Windigo, una 

6)el canibalismo parcial. También llamado vampirismo. En la literatura actual sobran los ejemplos. Desde el "Drácula" de Bram Stoker hasta los delicados vampiros de Stephenie Meyer, se consume parte de la víctima en un acto que puede entrar en el canibalismo ritual, dependiendo del contexto del autor.

Estas lineas son una aproximación que falta pulir aun más. Quiero mencionarles también algo coloquial. ¿Acaso no decimos, al ver a un nene "está para comérselo a besos?" o al ver a una guapa mujer "Está para comérsela". Pues a modo de "lapsus coloquial" el canibalismo está, estuvo y estará presente en la historia humana, no sólo incidental sino tal vez hasta de manera ritual.