Google+ Followers

lunes, 15 de abril de 2013

La guerra por los colegios

                                                   "....lo mejor que le das a tus hijos es la educación. ¡Hip!"
                                                                                         
                                                                    Mi compadre con seis botellas
                                                                                         


Y empezó la "guerra por el colegio". 580 padres en cola para 25 vacantes, por puesta de mano. ¡Vale todo! ¡Cómo! ¿ya no hay examen de ingreso? No señor-. Dijo la directora con la ceja derecha alzada en forma de águila-. Es para evitar la discriminación. Por dentro, muy en mis sesos pensé "cunch...Todo es por puesta de mano. Y ahora sí vale todo: combo, patada, puñete, tarjetazo, etc. 
Algunos amigos ya se habían preparado desde el sábado anterior, como un contingente de exploradores en "The walking dead" o como campamento de verano. "Ya cholo, tú llegas primero y guardas cola". Fue el encargo al más noble. Yo llevo el café (mi especialidad). Tengo dos hijas, y necesitan estudiar. Por eso ahora las fichas de inscripción se reparten en varios, colegios, muchos colegios. Ahora tenemos que repartir como volantes de academia en el jirón de la Unión. Con esta nueva ley, se favorece ciertos ingresos pero también es "a puesta de mano". "Yo llegué primero", y ni que decir del "tarjetaso". Y eso es que sólo, sólo, estamos enviando a colegios cercanos a la casa. En cada colegio se paga 100 soles sólo para que reciban los papeles. Es decir, se va un presupuesto sólo en recepción. Si no ahorras no la haces. Y encima son dos nenas. ¡Mi mare! Pero bueno, que se hace. Caballero nomas. A fajarse y a imitar a Hurtado Miller: ¡Que dios nos ayude!

"Achi es la vida, diría mi abuela. En mi tiempo se postulaba, pero no había tanto chibolo, tanto niño, tanto hijo. ¿Será que Lima está invadida por niños que salen de cualquier sitio, parque o hueco? ¿Es que cae agua al pasto y sale un niño? ¿Será por tanto espermatozoide regado a mitad de la noche? ¡Son los hijos de Manuela! Creo que estamos ante una nueva era de Babyboomers, los clase medieros, el nuevo sector que no es ni A ni B, pero que quiere una buena instrucción para sus hijos, pues la educación se da en casa. Un amigo refiere que "en realidad son varios de los colegios de "prestigio" que ya no lo son y solo viven de glorias pasadas y lanzan sus matriculas 2014 buscando captar y asegurar alumnado. Busca tranquilo que viendo, viendo se encuentra uno con verdaderas joyas en enseñanza y sobretodo en convivencia".

Parecía una misma película de invasión. El viento ni sopla y sólo suenan unas botellas tintineantes en el patio. Una llamada a medianoche y una voz preocupada: "amigo, mañana nos encontramos a las 4 de la mañana para guardar cola. Llega temprano para que alcances". Era como si estuviese viendo una película en la tele, a mitad de la noche, con canchita, y de pronto suena la sirena de alerta, "evacuación, evacuación, todos a sus refugios". El año pasado nos pasó con el Juan..... Este año fue con otros colegios. Salí con mochila en mano, todo al carro. ¡Sales con rumbo desconocido! (mentira) y llegas a oscuras. Cientos de padres esperando que abran los colegios. Todos con legañas en los ojos. Algunos avezados con pijama, otros más lacras aun, medio calatos.  Están los ejemplares que vienen con corbata a las 4 de la mañana, los que hablan con alguien en su cuartel general y dan el reporte de la cola cual transito. Están las viejas de miercoles que hablan de su viaje a Venecia con su nena de 1 año, "para que lo recuerde toda la vida", y dicen que Sor "Tal" me aseguró que Marianita si entraba ¿ves? ¿manyas?". Y uno, como huenón escuchando cómo el que menos quiere bajarse a otros en la cola. Me dieron ganas de soltar un buen puñado de pulgas de perro callejero en los primeros lugares para que se vaya un poco de "humo". Y ni que decir del padre cibernético que tuiteaba cada tramo de la cola. "Oye buenón, ¿que michi estás haciendo?" le dije. El tipo voltea y me dice "¡Promoooo a los años!" "Claro pé, pellejo e´ chancho". El resto de gente nos mira con cara de "Agggg darling, ¿esta gente quiere entrar a nuestro colegio?". "Sí mier… ¿algún problema?"- quisiera decir, dan ganas, dan ganas pero caballero.

Ahora, ya dejé los papeles en uno de los colegios. De allí los preferitti darán su voto y entonces se inicia la carrera escolar. Mier...En mi tiempo nacías y ya estaba tu vacante en algún colegio que se pueda pagar. Un padre de clase media invierte en promedio, por hijo, 150 mil soles en educación primaria y secundaria. Eso sin contar las actividades extras como natación, ballet, o si se te ocurre ponerlo al inglés. “El mejor legado que le damos a nuestros hijos es la educación” dijo mi compadre. Tiene razón, pero como quisiera que no sea cierto. Lo mejor que le damos es la educación y eso viene de casa.