Google+ Followers

viernes, 17 de junio de 2011

La Abrumada Egoista

Cuando entro al consultorio con cabeza baja, soltó un suspiro y literalmente se desparramó sobre el escritorio. Me miró y dijo:

-¿Porque me pasan estas cosas a mi?- preguntó con voz de niña la anciana de 70 años.
-¿Que problemas tiene?
- Mis hijos. Uno se ha separado de su mujer.El otro está peleándose con su papá.
-¿Que mas?
-Mi hermano tiene cancer. No tiene nadie que lo cuide.
-Es soltero
-No. Su esposa lo acompaña pero no lo cuida como yo lo cuido.
-Ah. Entiendo. ¿Que problemas tiene usted?
-No me diga que no ve. Tantos problemas para mi. Estoy abrumada.
-No veo que problemas tiene usted. Hasta aquí son los problemas de otros pero no de usted.
-Es que cuando me cuentan algún problema me pongo mal.
-¿Se siente triste?
-No, yo diría que mas me siento ansiosa.
-Y se los cuentan porue saben que usted se hara cargo de ellos
-Si.
-Entonces ¿cual es la solucion?
-No escuchar los problemas de otros. Pero no puedo.
-Si puede. No quiere que es diferente.
-Eso me pasa por ser tan buena
-Yo diría que usted es mala.
-Doctor, me ofende ¿Porque?
-Porque es egoísta. Se agarra los problemas de otros. No les permite crecer.
-¿Pero es eso malo?
-Para usted si.
-Bueno. gracias
-De nada. Y deje de ser tan egoísta.

Se marchó del consultorio. Una hora después alguien toco la puerta. Era la señora con una sonrisa de oreja a oreja. Dijo:
-Doctor, ya lo entendí. Chau.