Google+ Followers

jueves, 19 de enero de 2017

¿Por qué Sing es la gran película?

Sing se estrenó en nuestros cines con poca resonancia, pero lleva un mes en cartelera, con varias funciones diarias. En ella se muestra a un grupo de ciudadanos que buscan saciar uno de los más poderoso apetitos del ser humano, el hambre de aprobación. Tal instinto, que subyace en cada uno de nosotros, adopta muchas formas. En el caso de la película el apetito busca saciarse mediante el canto. Recordemos que el canto es la primera forma de lenguaje en la Tierra. Desde las aves hasta los mamíferos usan sus aparatos fonadores para la interrelación con sus semejantes. Incluso, tal herramienta nos permite comunicarnos con otras especies.

En los adolescentes, el apetito de aprobación es más frecuente, luchando por pasar de la aprobación familiar a la aprobación social e independencia. A esta se acompaña otra forma de lenguaje como la danza. Cuando las etapas tardan en superarse puede sobrevenir la búsqueda incluso en la adultez. Por eso, en cada uno de los personajes se observa la lucha por dominar el canto.

Empecemos por Meena, quién experimenta miedo escénico, que en ocasiones la paraliza. Ella migra del seno familiar hacia la superación personal, la comprobación de su conciencia, y la final absolución que llega en forma de aplausos. La figura del abuelo es bastante notoria, rememorando los patrones de crianza críticos poco flexibles, que en muchas ocasiones son la causa del miedo. Otro es Johnny, quién busca la aprobación paterna. La lucha del personaje también va hacia apartarse del guion familiar hacia la superación. La redención llega con el abrazo del padre, que huye de la prisión para aprobar al hijo. Su lucha es genuina, e inspiradora. Ash se lleva los honores pues encarna el deseo de cantar en estado puro, asociado con la lucha de género. La ruptura con la pareja pasa por episodios evidentes que harían desmayar a cualquier cucufato. Ash muestra que ambos géneros son capaces de lograr sus propias metas sin necesidad de la aprobación de la pareja. Además de romper con el molde binario, donde el hombre puede disponer de la mujer, también muestra la propia inventiva, el ingenio, y la autonomía (tan necesaria en muchas parejas). Rosita representa al ama de casa promedio, con muchos hijos, cuya monotonía bicolor la ahoga. Cada uno de los cónyuges vive en modo automático permanente, con las características frases de cliché. Ella adora cantar como una forma de liberación. Se las ingenia para satisfacer su canto mediante la competencia. Para ella el show solo es una excusa para otra liberación, como un grito de nacimiento. Mike es el clásico personaje que quiere el premio más allá del ánimo de cantar. Usa el lenguaje para descalificar las vocaciones de los otros. Su final es épico, con “My way” de Sinatra. Buster Moon, no queda atrás. Muestra a quienes entran en el rollo del “casi” pero buscan fracasar bajo muchas excusas. Moon es timador, un perdedor con delirios de grandeza. Pero cuando pierde su teatro por las malas finanzas entra a imitar a su padre, desde el trabajo hasta la redención a cargo de una figura putativa como Nana Noodleman. Cumplió con el guion paterno de maravilla. Gunter no necesita aprobación. Él empacó mucha. Es la encarnación de un desenfadado hombre por el baile. A parte de servir como compañero de baile a Rosita, ayuda derribar otro estereotipo machista. El esposo de Rosita observa a su esposa bailando con Gunter sin pasar por el estereotipo de los celos. No. Él va a besar a su mujer. Sin Gunter y su confianza en sí mismo, las cosas no hubieran funcionado.

La música ayuda, pero las motivaciones de Sing van más allá. Ellas derriban. No se quedan con la frase empalagosa de “busca la felicidad”. Ellos se van a una sola palabra que se las repita Moon en cada momento. En especial a Meena: “Solo …canta”. Sin duda Sing es una película para todos, pero trata mucho de los apetitos y la vida de adolescentes y adultos.

Si llegaste a este punto, quiero revelarte que mi pequeña de seis años se percató del problema de Ash, y quiero transcribirlas:
Pero eso está mal. ¿Por qué él si puede cantar y ella no? Acaso no somos no tenemos derechos las mujeres. El domingo celebramos sus seis años, y va a ser de Ash. Ella se identificó con esa adolescente. Mientras que Adriana refiere que con Meena.



Me despido. Véanla

No hay comentarios:

Publicar un comentario