Google+ Followers

viernes, 31 de mayo de 2013

Padres de clase media buscan colegio-Fin

Terminó. Acabó. Y aquí viene la paradoja. Mi señora está triste. Vi el esfuerzo que le puso para mover la papelería descomunal que pedían. Eran los requisitos para ser uno de la lista y ella los consiguió en menos de dos días. Habló con otras mamás, hicimos cola desde el día anterior, nos amanecimos juntos, y pedimos permiso en el trabajo para asistir a las entrevistas. Cada padre hizo lo mismo que nosotros. A quienes fueron aceptados los felicito. No se que cualidad tenían pero son familias exitosas que cumplieron con los criterios de selección. Éxitos y gracias totales pues compartimos la fila.
¿Acaso no dieron esa ley para evitarle un trauma? Pues ahora se necesita afinar la selección. Pero si unas entrevistas determinan el ingreso o no pues no me parece. Algo está fallando y requiere afinarse.
Cuando comparé la cantidad de postulantes con las de vacantes era de 8 a 1. Es decir que 8 postulaban para una vacante. El día de la entrevista sólo dijimos la verdad. No nos gusta mentir sobre ciertas actitudes familiares. Vamos a misa cuando podemos y rezamos casi a diario como parte de nuestra rutina familiar. Nuestra hija no hace grandes pataletas y come su comida. Se llama Adriana y tiene cuatro años y medio. Se enamoró, según dice de un niño de su salón. ¿es pecado enamorarse? Jaja. Recuerdo a un ex-ministro Toledista que decía lo mismo. Somos una familia de clase media que quiere una mejor educación para nuestros hijos.

Por eso, futuros padres postulantes a los colegios les hago una lista pequeña de recomendaciones:

1)      Piensen en varias opciones de colegios. Uno o dos no basta. Mínimo busca siete opciones. Consejo: piensa en que la movilidad cuesta así que te conviene uno cerca a tu casa. Cosa que    al llevarlo haces ejercicio y bajas de peso.

2)      Recuerda que no eres el único padre o madre o matrimonio feliz en el mundo. Lo mismo están pensando tus colegas o compañeros de trabajo. Si trabajas en el colegio tampoco te confíes. Igualito están pensando las profesoras que salieron gestando casi contigo y fueron a tu babyshower. Igualito eres competencia. En estos tiempos tu amiga, tu pata, tu causa, se convierte en tu enemigo. ¡Claro! Luego todo se arregla.

3)      Si eres de las madres que participa en las reuniones del nido, miente. Nunca digas cuales son tus opciones. Verás que en la fila te encontrarás a aquellos padres que te dijeron “a ese colegio no postulo porque es malo, ¡ni cag...!”. Igualito te encontrarás con algún colega que no ves hace tiempo y luego de los abrazos y preguntar por tu vida saldrá la pregunta: “¡y para que grado postulan!”(como si uno fuera el que va a estudiar) y descubres que ambos postulan al mismo salón. Luego todo cambia. “Aléjate competencia”.

4)      Cásate. Todos los colegios piden partida de matrimonio. Todos. “Pero es contra la ley”. Si guenon, díselo a los que aceptarán a tu hijo.

5)      Cuando tu hijo tenga seis meses y lo lleves a los controles prenatales pide que lo vacunen hasta contra la gripe andoriana del planeta Vulcano, porque te piden carnet de vacunas. Y si por allí hay alguna vacuna novedosa pues lo dejo a tu criterio. Es como juntar figuritas para tu álbum. Y el que tenga más figuritas gana.

6)      A la par que lo vacunas asegúrate que el nido te vaya proporcionando un informe de la UGEL pues ese bendito papel te va a servir, algún día.

7)      Cancela tus deudas. No debas a nadie. Y si le debes así sea, a tu madre, págale, porque ahora que todo está interconectado, todo se sabe. “Te estamos vigilando”. Y nunca faltará la abuelita que suelte por allí algún dato medio flojo.

8)      Practiquen con anticipación que van a decir ambos. ¿Has visto “matrimonio por conveniencia”, con Gina Davis y Gerard Depardieu? Bueno, igualito pero en el ámbito escolar. Practiquen hasta el hartazgo. Imagina que vas a pedir visa a Estados Unidos, pero sólo es para San Isidro o Surco. Si tu hijo te dice “papá, pero eso no hacemos nosotros” entonces apuntalo en una lista y en la próxima vez cambia de discurso para que suene real.

9)      Si postulan a un colegio católico vayan a misa todos los domingos. Automáticamente eso los convierte en católicos practicantes. Y si encima, rezas en la gruta del parque díselo a la monjita. Cuélgate un rosario y, antes de entrar a la entrevista, imagina que estás en la cancha y persígnate. Besa el suelo. Recuerda las fechas importantes del rosario, las fiestas de la virgen, el nombre y cumpleaños del Papa (Tu no, tú eres papá o cara de papa). Si has estudiado en colegio religioso se te hace fácil.

10)  Si eres evangélico, anda con corbata y di que quieres ser pastor de alguna iglesia, que quieres evangelizar naciones y que Jesucristo es lo máximo y que la vida eterna existe, y si puedes ensaya unas cuantas alabanzas para que tararees mientras esperas tu turno. Así al menos estarás entre los 144 mil elegidos para el arrebatamiento divino. Cuando termines la entrevista di “amén”. Si eres un poco más fanático di “amén, aleluya varón de dios”. Eso cae bien en esos círculos.

11)  Si eres ateo entonces tienes más opciones que los que dicen ser religiosos. Cualquier colegio es bueno mientras no le hagan daño o lo cojan de porfiado.

12)  Blinda a tu hijo. Como todas los padres que se presentan son lindos y hermosos, todos son unas bellas familias, en verdad, es posible que estén ocultando cosas. Demasiada perfección no es real, salvo en Narnia o en Rivendel, o si eres Elrond y tu hija es Arwin. Por eso, no sabes que joya le tocará de compañero de clases (y no sabes que tan joya es tu hijo). Al menos cuando los niños daban examen se podía hacer un cribado. Pero hablar de eso en estas épocas es hablar de discriminación. Ese fue un término que escuché en la entrevista. “No piensen que los estamos discriminando”. Lo cierto es que hay menos discriminación. En eso felicito al colegio y su buen sistema. Necesitamos una re ingeniería mental respecto a discrimar. Tal vez nos convirtamos en un planeta Orwelliano donde expresar emociones sea penado y todos hablen como robots autómatas. “Oh, Oh, me he ventoseado”.

13)  Ve y se tú mismo. Si te escogen entonces escogen a tu hijo. Así que mi amigos Dexter y Señor Ávila, vayan y sean ustedes. El colegio gana con ustedes. Se llevan familias de lujo. Créeme. "Por un país sin discriminación luchemos todos".

14)  Ahorra sol a sol para la donación voluntaria que oscila entre 1500 dolares hasta los 10 mil soles. Es plata que nunca volverás a ver. O tal vez sí. Si tu hijo se gana la lotería guarda el recibo y luego le cobras. Con eso terminas el techo de tu casa o te vas a Cancún sin ellos.

Se requiere estandarizar la educación en el país, homogeneizarla, pues aún hay grandes brechas. Los colegios emblemáticos, las grandes unidades escolares se han dejado a la deriva sólo por investigar la gestión anterior. ¿En que momento se fregó la educación en el Perú? 
Bueno, a seguir buscando colegios.