Google+ Followers

viernes, 1 de noviembre de 2013

Lima D.F: La Lima que no quieres ver

El cambio en menos de 10 años:  (3pm)

Hace unas semanas  fuimos al Jockey Plaza, un lujoso centro comercial de Lima. Se iba a celebrar Halowin (creo que se escribe así). Nos movilizamos en camioneta buscando rutas con poco tráfico. Grande fue nuestra sorpresa cuando el tráfico por la autopista panamericana sur estaba bloqueado. El tráfico era un monstruo de mal humor, que amenazaba con chocar el auto. Tomamos vías alternas con mucho risego, es decir nos metimos a Surco. Y  al llegar a la zona residencial notamos el tumulto causado por autos y camionetas de lujo. Noté que los espacios más exclusivos de Lima estaban sobre poblados de edificios "residenciales". De allí salían y entraban autos ocasionando una mayor dificultad. El accesos a los centros comerciales era más difíciles que antes.

Esta misma situación se repite en otros distritos exclusivos como San Isidro, Miraflores, Surco, Monterrico. En menos de diez años los edificios han cobrado su cuota de tugurización. En el espacio donde vivía una familia de 5 personas hoy viven  100. Un amigo vive en el límite de Miraflores y Surquillo. La diferencia es notoria. En Surquillo hay edificios de casi 20 pisos y en Miraflores llegan a los 5 pisos. Estamos creciendo hacia arriba y a la mala. Al tropel, como jauría de perros.

Y esto me parece debido a la confluencia de varios factores:

1) El crecimiento económico, el cual hace posible el acceso a departamentos en las zonas "exclusivas". Este ingreso a la "exclusividad" masifica lo que antes era sacrosanto, impoluto, casi casi intangible. Aquel espacio considerado como inalcanzable hoy está al alcance de tu bolsillo.

2) Otro factor es que Lima no está pensada como una urbe sino como un pueblo. Fue fundada a 20 kilómetros del mar, cerca al río. Va de la plaza de armas hacia afuera. Y en esa colonización se han ido llenando espacios venidos a menos que se convirtieron en distritos. Esta colonización se dio entre el siglo XVII hasta el siglo XIX. Y no fue por gente del ande. Fue por migrantes españoles, criollos, europeos italianos y la esclavitud africana y china. Los italianos en el Callao, La Punta, son un ejemplo.

3) Pocos, contados, son los distritos que respetan su urbanidad y ecología, como San Borja. San Miguel (donde vivo) está siendo tomada también por el tumulto.

4) Y el factor final son las arterias de circulación. Están pensadas para poco tráfico. Aquí sucede un enfrentamiento entre transportistas de Custer (que ocupan dos carriles de 3) y el creciente tráfico particular o liviano. Cada vez más gente accede a un auto del año. Puede ser que las condiciones informales lleven al caos vehicular. Pero ayer, cuando circulaba en la noche, me salvé de atropellar a diez niños. Todos con disfraz y cogidos de la mano por sus padres. El peatón está jugando a la mala, con la carita alzada y el pecho henchido de "¡A ver! atropéllame!

Todo esto disminuye la calidad de vida global de Lima. Y aquellos distritos donde se podía "vivir bien" ahora son tugurios de rascacielos con alta polución de ruido y malestar psicológico. El hecho es que Lima ha crecido de manera tan desordenada que hasta la exclusividad resulta incómoda y agobiante pues ya no existen los espacios libres. Estamos ante un avance de vecindades con puertas de cristal pero con el mismo nivel de tugurización que un asentamiento humano. Pero con cañería de plástico y vigilante. Eso crea caos donde antes era impensable. Y el caos lleva a delincuencia y desorden. Me parece que nos espera una mutación a la "Mexicana D.F." Cosa que ya va ocurriendo. Cada vez se ve con más frecuencia malabaristas argentinos en la plaza Grau, en Pierola. Cada vez hay más prostitución y delincuentes colombianos. Y ni que decir de los migrantes españoles en las empresas constructoras.

Lima se ha vuelto en un imán pero que arrasa a la mala. Un piraña que arrancha la cartera de la tranquilidad. Y transitar por distritos, antes exclusivos, es como meterse en un laberinto de calles atoradas por el tráfico (sin ser hora punta). Entonces: ¿hacia donde vamos? ¿Al norte? ¿al sur?

No hay comentarios:

Publicar un comentario