Google+ Followers

miércoles, 24 de abril de 2013

Las "Malas palabras"

Hay palabras y palabras: las que pensamos, las que decimos, y con las que interpretamos nuestra realidad. Estas palabras cargan dentro de su significado una serie de mandatos y emociones que nos desvían de cualquier objetivo que nos tracemos. Por ello diría que son "Malas palabras". Algunas, que escucho con cierta frecuencia (y que a veces digo) son:

-Siempre: esta palabra encierra en su semántica una serie de acontecimientos que se repiten sin variación y a cada momento. Quien esté bajo este mandato está "condenado" a ser igual por el resto de sus días, sin variación: "Siempre eres malo conmigo". Pero la realidad manda que no es cierto. Para que esto sea real se necesita estar en compañía permanente de un agresor, las 24 horas del día, incluso cuando se duerme. Lo cual es imposible. La realidad es que algunas veces dices cosas que me invitan a sentir tristeza o cólera.

-Todo: palabra que abarca un infinito, sin variación: "Todos los hombres son iguales". Esto implica conocer a los 3500 millones de varones en el planeta y que piensen igual, actúen igual. Pero eso no es real. Sólo conoces a 10 varones de tu promoción, y 20 de tu infancia, y 10 de tu familia. Lo cual nos deja con un numero limitado bajo el cual se generaliza. Lo cierto es que los hombres que conoces, algunos actúan "así".

Interrumpo la transmisión para ir a dejar a mi hija al nido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario