Google+ Followers

lunes, 22 de abril de 2013

"Amanecer" (en la cola para una vacante en un colegio): la guerra por los colegios III

-Gordo, soy yo-. Susurrante pues la voz de mi pata se escuchaba ya apropiada por el sueño.
-Uhm. ¡Habla!
-Estamos en el Belén, son las 11 de la noche y ya hay 14 personas en la cola.
-¡Ya cholo! Ya vamos.

Nosotros, Zule y yo, nos fuimos “a ver” si había cola. En realidad nos avisaron que un grupo de mamás se había organizado para ir a tomar asiento desde las 4 de la mañana. Clásica del padre principiante, con gesto de desapego y sarcasmo: “¡Naaaaaa! ¿Tu crees que alguien en su sano juicio se pararía en mitad de Miraflores, con neblina, para hacer cola para una vacante? Naaaaaaaaaaa. Esos van a llegar a las 4 de la mañana y esto es. Se van a colar. Te apuesto”. Pero más pudieron las dudas. “¿Y si van?” Chapa tu carro, lleva tu banca, la colcha, una botella grande vacía, ya sabes ¡para qué! (si te preguntas para que te aconsejo una mayor vida social y/o sexual), y arranca. Las calles desiertas de Miraflores. Una cuculí despistada que ulula en medio del parque. “No hay nadie”. Giras y de pronto te encuentras a catorce papás acurrucados en sus casacas de polietileno, unas mamás (regias darling) sentadas en sus sillitas de playa. ¡Regio!
-Baja del carro al toque y metete en la fila y yo cuadro el carro. ¡Alerta roja! Repito, ¡Alerta roja! Mi esposa, cual Shetara (o Chitara) saltó del auto, dio cuatro vueltas en el aire, extendió los brazos y cayó cual Neo (de matrix) suavecito. Yo, cuadré el carro lo más cerca a la puerta, por estrategia. Así bloquearía cualquier intento de apropiación del espacio ganado.

Al bajar, los padres hablaban de sus experiencias en otros colegios, en otras escuelas, y como hicieron colas menos agresivas que estas.
-Estamos como en la época de Alan. Hay que hacer cola para que ingresen. No es por mérito.

Neófitos nosotros, escuchamos las vivencias de estos “veteranos de los coles”. El padre master, el “Chuck Norris de las vacantes”. Uno a uno, nos fuimos anotando en una lista para propiciar el orden pues a nadie le gusta que venga un manganzón psicópata y se lleve el espacio ganado. A la media hora llega mi compadre el “Gordo” y su señora esposa. La conversa fue amena, pero el sueño vence. Y es un tanto bochornoso ver como un padre de familia se cae de bruces sobre un auto y la alarma se enciende para despertar a todos. Un señor (que envidia) roncaba a sus anchas mientras una cucaracha se le subía a la pierna. La gente estaba tan adormilada que la vimos, se intentó pisarla pero se subió a la cara del hombre y todos al unísono.
-Pobrecita. Tendrá frio. Déjala. Ya bajará.
Las horas pasaban y el frio aumentaba. Nuestras señoras descansaban en los autos mientras nosotros hacíamos la cola. Pero amaneció. Muchos vimos a la cucaracha calientita en el pelo del pata. Luego se bajó.

La mayoría se escandaliza cuando se les menciona que hicimos cola desde las 11pm. Pero así está la cosa en Perú. Ya que se eliminó el examen de ingreso a los colegios por ser "discriminatorio", entonces se abre un número limitado de vacantes. Quienes llegan primero las cogen. Sino, caballero nomas. Hay que tener varias opciones. Cada uno lleva sus papeles a los colegios que ve conveniente. Pero vernos, a un grupo de nuestra promoción de universidad, un grupo de Muppets "luchando" por la educación de nuestros hijos fue enaltecedor para la paternidad. El “Gordo” y yo nos fuimos a trabajar a las 5 y 6 am respectivamente y nuestras señoras se quedaron en la cola. Me cuenta mi esposa que una abuelita se quería colar en los primeros lugares. Y cuenta que se esfumó cuando se le venía el cargamontón de padres enojados.

-Para tal caso hubiese traido a mi abuelita.

Si estuviera en San Fernando se le haría una barra “Fuera mi..da”(palmas. bis)

Así están las cosas para nuestros babyboomers
!Belén, campanas de Belén, que los ángeles tocan...¡ También están los colegios tipo "colonia", que están con vacantes limitadas. Poco más y piden ADN para verificar si perteneces al linaje de Carolingios y formas parte del Priorato de Sion. Están los “carolinos”, que escapan a nuestras posibilidades. Te revisan el estado en Infocorp. Es decir, no importa si tu hijo no rinde. Importa si puedes pagar y cual tarjeta usas. Y los “interprovinciales”: Bellos, hermosos, con ponys en sus jardines pero si mi hija ingresa necesita madrugar a las 5 am para alistarse y que la movilidad llegue con el pan, que le sirvan desayuno en la movilidad (lógico), para que llegue temprano pues está más lejos que la democracia en Venezuela. Ah, están las “cárceles” donde el niño tiene que aprender matemática y física desde inicial, con tarea en vacaciones. ¿Vacaciones? El ser humano sólo descansa cuando se muere. ¡Asu mare! Asi no juego.


Bien señoras y señoras, les doy el cachito de la semana.
Hay vacantes en el colegio del Doctor Aldus, es un colegio experimental, con metodología espiral o helicoidal. Y hay vacantes en el colegio de nuestros barrios. Elemental mi querido Watson. Como dice mi amigo Joelius, “el acceso a una buena promoción le asegura una serie de contactos cuando sea adulto ¡man!”. Y tiene razón.
Chau Selenitas.

2 comentarios:

  1. mi querido amigo entiendo su preocupación por la educación de los babys pero me parece un maltrato terrible el cual nosotros mismos permitimos ... algo mas se debe poder hacer ... a veces pienso que nos gusta el maltrato ... nosotros mismos interiormente nos gusta hacer cola y dejar que nos maltraten ... deberíamos organizarnos para tratar de buscar una solución

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería bueno promocionar estas noticias pues hay colegios sancionados por sus métodos.

      Eliminar