Google+ Followers

jueves, 2 de febrero de 2012

Examen Psicopatológico de Darth Vader-2da parte: La Reivindicación



Cada golpe del sable era una bofetada a sí mismo, cada empellón era un empoderamiento de la fuerza, era un flujo de emociones que transformaban el corazón del viejo Darth, rejuveneciendo esas fibras de Anakin, aquel niño que algún día dejó Tattoine, “regalado” por su madre a un extraño. Vuelve a los brazos de un arrullo primigenio, deja la esclavitud para libertarse del yugo.

Nació esclavo pero murió libre. Nuestro gladiador obedeció a los designios del amor y logró liberarse en vuelco inesperado. Quienes tienen hijos sabrán la terrorífica tristeza al ver sufrir de dolor físico a un vástago. ¿Qué fue lo que liberó a Darth? Pues a mi parecer aquel grito de ayuda de su pequeño Luke (que viene a ser la representación proyectiva de si mismo). Al ver a su hijo chamuscarse por un poderoso flujo de iones del emperador tal vez por la mente de Darth empiezan a circular aquellos flashbacks. La película propia de la atormentada mente de un señor con estrés post traumático, regalado por su madre, sin origen claro, sin padre, que se expuso a ser maltratado físicamente por un ser decadente (como Quatto y luego el deforme emperador), que encima carga con la responsabilidad de salvar un planeta que no es el suyo (Naboo) fueron decisivas. Con la proyección en mente, transmutado, carga al emperador a costa de ser arrasado por la poderosa fuerza y lo aleja de su hijo. La caída del emperador al vacío es una metáfora liberadora también. Enviar a lo más profundo aquellas señales que nos detienen, que nos atormentan. Darth se libera con ese acto aunque es al final de su vida.

El joven que algún día no pudo despedirse de su madre, que no la había perdonado por “echarlo”, el gran elefante atado por una soguilla a un ancla, esta vez se libera arremetiendo contra su domador. Por fin pudo decir “NO” a todas aquellas personas que le ocasionaron pesar encubierto. Su deseo de eternizarse se ve culminado. Pasa a la eternidad con quienes quería.

Darth no tenía otra escapatoria y lo que hace de la mejor manera, en los brazos de este pequeño humano llamado Luke, su hijo. Dath Vader, mal llamado vilano, es un triunfador.

Darth, vilipendiado y satanizado, ese ser a quienes odian, cuidaba a sus hijos de una manera soterrada. No pudo contradecir al emperador, pero pudo salvar a sus hijos. Logró la eternidad, logró dar equilibrio a la fuerza. Logró triunfar y ese es el gran mérito de este humano. Por ello, cuando le veo en los posters de mi estudio digo “que la fuerza te acompañe amigo”.

Este post tuvo un origen. Mi hija Adriana me preguntó porque usaba una máscara en forma de casco. No supe que decirle. Luego ella me dijo “papá ¿es malo?” y le dije “sí”. Y ella me volvió a preguntar “ si es malo ¿porqué llora?”. Desde ese momento empecé a buscar una respuesta a sus preguntas y me di con la sorpresa que este señor era un hombre cuya lucha tal vez nunca se entendió.