Google+ Followers

domingo, 26 de junio de 2011

Examen Psicopatologico de Darth Vader

Por Dr Carlos Vera Scamarone

Darth Vader es el villano mas temible de la historia del cine. Desata las más encarnizadas pasiones entre legiones de seguidores al momento de defender su puesto. Pero Darth Vader es un humano más con una historia que contar. Darth no es "Darth". Darth es Anakin, y Anakin no tiene a su madre. No sabe quien es su padre. Tal vez un embarazo no deseado, en un planeta como Tatooine donde la vida vale nada, posiblemnete producto de una violación. Su madre es esclava y sirve a un deforme ser, un demonio, una decadente forma de vida. Imagínese usted, estimado lector,  que no tiene familia, que no sabe quien es su padre, no tiene tíos, abuelos, hermanos, primos. Además, un maestro Jedi, un extraño, llega a su casa y su madre lo entrega sin pelear, sin dudarlo, lo separa, lo excreta, se deshace del engendro, bajo la excusa de que tendrá mejor futuro que siendo un esclavo. En los momentos de crisis esta demostrado que las familias necesitan estar unidas. Las familias que se separan sufren serios trastornos.

¿Que madre permitiría que su hijo se exponga a situaciones mortales, como las carreras de Pods? No una vez. Ella admite que "sufre" cuando Watto lo obliga a correr. Y cuando el niño le dice que no se irá con Qui-gon-jinn ella le dice "pero Ani".

Ese es el dilema de Anakin, el pequeño villano. Su madre lo rechaza y el busca un porque. "¿Por qué mi madre se deshizo de mi? ¿No me quería? ¿Fui un error? ¿No debi existir?" son pensamientos que muy seguro existieron en la mente del niño que busca agradar a los demás. Incluso tiene una actitud de rebajamiento y humillación cuando le piden favores. Es capaz de dar para agradar a los demás que lo acompañan. Por ello es difícil su entrenamiento, porque aquellos que se lo llevaron intentan que olvide para el avance. Pero Anakin se niega ha ello. Por esto vuelve a buscar a su madre a Tatooine. No porque la amaba sino para buscar respuestas. He allí que al morir su progenitora la ira desborda  y se descarrila hacia aquellos que le quitaron sus respuestas, no a su madre.

Cuando se enamora de alguien mayor que él, la Reina Padmé Amidala, lo hace como una proyección materna sobre ella. No ve solo una hermosa mujer. Ve a su madre. Por ello, cuando tiene sexo con Padme Amidala, a modo proyectivo, lo hace con su madre. Es la exposición de un "complejo de Edipo", un Edipo no resuelto.

Todo niño que sufre un estrés post traumático, tiene flashbacks, imágenes recurrentes, independientes de la voluntad, que lo atormentan en especial como sueños vividos. En el caso de Anakin los tiene luego de la intimidad (son de madrugada al lado de Padme en el lecho amatorio). Estos flashbacks  pueden llevar a conductas evitativas y  sociopatización. Aquellos que le arrebataron a su madre ahora quieren volver a llevarse lo que más ama (y odia a la vez). Ese es el dilema de Anakin. Ama y odia a su madre con fuerza, y Padme simboliza a una madre buena, una imagen materna que corre el riesgo de ser arrebatada por sus temores. Por eso es tan fácil seducirlo al “lado oscuro”.

El emperador, el canciller Palpatine, le presenta la posibilidad de permitirse expresar o usar su ira. El encuentro entre ellos es una liberación. Palpatine entra en contacto con los miedos de Anakin y los va a usar. Además, los Jedis para Anakin representan opresores, aquellos que le quitaron a su madre. Darth Sidious le ofrece la posibilidad de que “mamá” no se vuelva a ir. El temor primigenio de Anakin, impulsor de sus desafíos, puede tener un final feliz con la promesa de Sidious. Por ello le es fácil asesinar a los Jedis. Sin embargo sigue un camino que le lleva a seguir su mandato de “no vivas”. Al dejarse llevar por las promesas de Sidious, aleja a quien ama. Se establece un destino hamártico, un guion de muerte. Muere Padme y muere Anakin. De allí nace Darth Vader.

La lucha de Vader es contra su destino. Necesita el poder para que, aquellos que lo aman, no se alejen. Necesita amor, pero solo consigue caricias negativas. “Quiere amor” pero no lo obtiene, no lo sabe pedir. Por ello prefiere unas caricias negativas antes que indiferencia. Su lucha posterior se centra en acercarse a sus hijos, por ello su gran lucha por encontrar a Luke skywalker y a Leía. Sus dos hijos.

Leia es la simbolización del niño rebelde de Anakin. Encabeza la "Rebelión". El primer encuentro entre Vader y su hija es más parecido a una llamada de atención. La encierra en su cuarto (celda) para que recapacite. No la mata. Sus otros encuentros son similares. Con Luke es igual. Quiere ver a su hijo, pero hay alguien que no se lo permite: Obi-wan Kenobi, un invitado más, como un abogado de familia. La lucha entre Obi-Wan y Anakin es similar a dos padres, uno biológico y el padrastro, que quieren tener derecho para criar a los bastagos. El invitado asume su rol y se deja morir pues ya no cumple más funciones.

La lucha en el episodio V es épica. “Luke yo soy tu padre” es dicho con amor y no con furia. Es el momento en que Darth entra en contacto con su padre nutritivo, su parte sana, y su hijo lo rechaza. Es allí donde Darth confirma su mandato y lucha con el: “Ni mi hijo me quiere, mejor me mato. Pero como no quiero morir entonces lo mato”. Darth se niega la posibilidad de tener otros hijos, no se le conocen otros affaires. Siendo el amo del universo no se le conoce pareja. Salvo que lo hayan castrado en el episodio III cuando luchan en el planeta minero. Por ello, el odio hacia Obi-wan es poderoso, representa a un castrador.

Muy posiblemente Dath sufra de anorexia nerviosa además de una trastorno disocial de personalidad. Lo que si es seguro es que Darth Vader sufre de un TEPT