Google+ Followers

sábado, 5 de noviembre de 2011

Obsesiones y Sexo:Temor al rechazo

¿Cuándo prestar atención a una idea obsesiva? Por definición una idea obsesiva es aquella que de manera recurrente e intrusiva (es decir no depende de la voluntad) aborda la mente generando malestar o incomodidad en las personas. Las ideas suelen generar ansiedad y requieren de un mecanismo liberador para calmarla. Por ejemplo dentro de los mecanismos estan los actos compulsivos como tocar, lavarse las manos por horas, bañarse cn lejia, etc.

Sin embargo, como psiquiatra psicoterapeuta, el reto de ubicar las ideas obsesivas recae en desglosar poco a poco la génesis de estas. Es común encontrar el origen en la primera infancia y los refuerzaos durante la niñez y la adolescencia. La mayor parte de estas ideas se generan como mecanismo liberador de algun componente sexual no realizado. Por ejemplo, es común que los que tienen ideas de contaminación o contagio tengan necesidad de expresar su sexualidad pero sienten temor al rechazo.

Por ello buscan encuentros carnales fortuitos o con meretrices y luego de éstos, experimentan culpas que los llevan a tomarse pruebas de VIH recurrentes o dudar respecto a si se han contagiado con alguna enfermedad.

Estos temores se asocian a culpas extremas que dañan el circulo familiar del obsesivo. Cuando se inician las sesiones es necesario proteger al paciente para empezar a descontaminar su sexualidad de culpas. Se requiere de paciencia para invitarlos a no temer al sexo o contacto. Estas ideas de contaminación son un mecanismo proyectivo en el cual el paciente alguna vez fue rechazado.

El temor al rechazo subyace en la suposición del paciente que es malo o que puede hacer daño a otro si lo toca. Como es tan perversa esta afirmación termina proyectándola hacia el otro asumiendo que el otro le puede dañar si lo toca. Y para evitar las culpas se disfraza de la supoción de que está contaminado o le puede enfermar. La mayoria de personas, que teme dañar a otros, tienen ideas obsesivas al respecto, a veces más de contaminación.

A veces se hallan en las entrevistas que durante la infancia el paciente fue tildado de malo o sufrió alguna castración al momento de expresar su sexualidad.

Insisto que es necesario proteger y evitar forzar a la primera un contacto pues se puede generar un rechazo o perdida de empatia entre el terapeuta y el paciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario